Guadalajara información Historica
  ¿ Como ?
          ¿ Que ?
Guadalajara
.CC (Compañia de Comercio)
      ¿ Donde ?
  ¿Cuando?  
Teléfono Atención a Clientes (+52 01)  33 36599379

Historia de Guadalajara

A diferencia de la ciudad de México, el área de Guadalajara México no tuvo un desarrollo de población nativa cuando los españoles finalmente se establecieron en el lugar en 1542. Su primer desarrollo fue un puesto avanzado de exploración de las vastas regiones orientales de México, y después se convirtió en la capital de la provincia de Nueva Galicia. De esta manera, a través de cerca de 300 años de dominio colonial, Guadalajara México llegó a ser un importante centro regional para el comercio. Pródiga riqueza proveniente de la ganadería y agricultura vistió a la ciudad con hermosos edificios municipales, adornadas iglesias y mansiones coloniales.

Su nombre proviene del vocablo árabe
wadi al-hiyara que significa río de piedras o río que corre entre piedras.    Las  fundadoras de esta villa Beatriz Hernandes, Cristóbal de Oñate entre otros nombraron esta ciudad Nueva Galicia.   En el México independiente se le dió su nombre actual recordando al conquistador del occidente de México Nuño Beltrán de Guzmán, que nació en Guadalajara, España.

Las constantes incursiones del conquistador español Nuño Beltrán de Guzmán hacia las tierras occidentales del aquel entonces ya territorio de Nueva España, con el objeto de incrementar su dominio y poder sobre aquellos territorios, dieron como resultado el establecimiento de una nueva provincia que se llamó Reino de la Nueva Galicia. La región se encontraba habitada por varios grupos indígenas, entre ellos tribus nahuas, cocas y huicholes.

En México se la conoce con el apodo de La Perla de Occidente, La Perla Tapatía, Ciudad de las Fuentes, Novia de Jalisco o La Ciudad de las Rosas.

Guadalajara es una ciudad de monumentos, parques y flores, fuentes y árbloes alineados a lo largo de sus avenidas, una ciudad viva con una sutil atracción que mantiene a quien le visita por primera vez entretenido durante semanas.  La historia de Guadalajara data del siglo XVI y la rica herencia del México colonial es evidente por doquier.  La región de Guadalajara es conocida como el lugar de nacimiento del mundialmente famoso Mariachi y es también la casa del Jarabe Tapatío.  Cerca se encuentra el pueblo de Tequila, todos sabemos, porque es este pueblo tan famoso.  Los alrededores también son conocidos por sus artesanos que producen incontables artículos a mano que son atesorados en todo el mundo.


Guadalajara tuvo tres asentamientos antes de establecerse en su sitio actual, en un principio estuvo en Nochistlán en el paraje conocido como la Mesa del Cerro, hoy conocida como San Juan. La fundó el 5 de enero de 1532 Cristóbal de Oñate, quien al efecto había sido comisionado por Nuño de Guzmán. Este deseaba contar con una ciudad que le sirviera para asegurar sus conquistas y a la vez poderlas defender de la belicosidad de los naturales. La Villa de Guadalajara la fundaron 42 vecinos; el nombre de Guadalajara lo tomaron en recuerdo de la ciudad española homónima, cuna de Nuño de Guzmán. Poco duró la Villa en este sitio, con la anuencia de Guzmán, Juan de Oñate (hijo de Cristóbal de Oñate), Miguel de Ibarra y Sancho Ortiz, el 19 de mayo de 1533, proyectaron mudarla de lugar.

Ante la orden de Juan de Oñate quien fue comisionado por su padre alcalde de la nueva villa, el 24 de mayo de 1533, se ordenó que la fundación se realizara en las proximidades de Tonalá. Así, para el día 8 de agosto de 1533, Guadalajara se encontraba en su segundo asiento.

Después de dos años de permanecer la villa en ese sitio y tras los ataques constantes de los grupos indígenas, Nuño de Guzmán ordenó que se fundara cerca de Tlacotán, antes de marzo de 1535, una vez más se cambió el sitio de la villa. El 8 de noviembre de 1539 el emperador Carlos V concedió escudo de armas y título de ciudad a la nueva villa de Guadalajara. La nueva ciudad fue atacada el 28 de septiembre de 1541 por los aborígenes que habían participado en la Guerra del Mixtón. Cristóbal de Oñate, entonces gobernador de la ciudad organizó una batalla contra los aborígenes de la que resultaron victoriosos los nuevos habitantes de Guadalajara. Pensaron entonces trasladarla al valle de Atemajac, por este valle corría el río ahora conocido como San Juan de Dios y era un sitio más seguro para ser defendido de cualquier ataque de los naturales.

Unos se trasladaron de Tlacotán a Tonalá y otros a Tetlán en donde el 9 de octubre de 1541 se pregonó el padrón de los nuevos vecinos. Cristóbal de Oñate, el 5 de febrero de 1542, nombró a los integrantes del nuevo ayuntamiento que regiría los destinos de la nueva ciudad. Finalmente, el 14 de febrero de 1542 se fundó la ciudad de Guadalajara en el sitio donde actualmente se encuentra; asentándose, además de Cristóbal de Oñate, 63 familias peninsulares; conformadas por 6 extremeños, 15 portugueses.16 castellanos, 11 vizcaínos, 13 andaluces y 9 montañeses. Se instaló el primer ayuntamiento de la actual Guadalajara, presidido por el vizcaíno Miguel de Ibarra.

Hasta el mes de agosto de 1542, llegaron a su destino las reales cédulas expedidas por el emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano y I de España, en noviembre de 1539, en las cuales concedía a Guadalajara el título de ciudad y escudo de armas, ese mismo mes se pregonaron ambas cédulas en la plaza mayor de la novel y definitiva Guadalajara.

En 1560 el papa Paulo III autorizó establecer en Guadalajara el obispado de la Nueva Galicia, y en ese mismo año la audiencia del reinado fue trasladada también para esa ciudad, que por la época abrigaba a unos 500 españoles, a otros tantos esclavos negros y unas 2200 familias indígenas esparcidas en un área de cinco kilómetros alrededor de los primeros cimientos de la Catedral.

El 18 de noviembre del año 1791, se dispuso la fundación de la Universidad de Guadalajara en la ciudad del mismo nombre, capital del Nuevo Reino de Galicia. La inauguración de este centro cultural fue el 3 de noviembre de 1792, teniendo como sede el excolegio de Santo Tomás.


Para la guerra de Independencia, Guadalajara desempeñó un papel importante, ya que fue en esta ciudad donde el cura Miguel Hidalgo y Costilla, declaró la abolición de la esclavitud. Fue también aquí donde publicó el famoso periódico El Despertador Americano donde publicaba sus ideas. En las cercanías del lugar, en el puente de Calderón, tuvo lugar la batalla donde fueron vencidos los insurgentes. Guadalajara también fue testigo de la muerte del insurgente José Antonio "El Amo Torres", quien ayudó a Hidalgo a tomar la ciudad. Al terminar la guerra de independencia, y con la proclamación de estado libre y soberano de Jalisco, Guadalajara se convirtió en la capital del estado.

De la Independencia a la Revolución[editar]

Véase también: Guerra Cristera.

Período post-revolucionario[editar]





Incendio de la tienda El Mayoreo
El Porfiriato había terminado y la revolución mexicana estallaba. Para ese entonces Guadalajara reinaba la aparente calma (ya que el conflicto se concentraba en la capital). Después del conflicto cristero, la paz regresó a Guadalajara. Durante un largo periodo la ciudad floreció y se desarrolló en diversos entornos, florecían las medianas y grandes empresas y las colonias alrededor del núcleo residencial que comenzó a crecer desde la colonia, nacían así los nuevos conceptos arquitectónicos que decorarían la ciudad con estilos desde los años 1920 a los años de 1980,

Guadalajara para el siglo XX[editar]

La ciudad pasó por varios planes estructurales durante cada periodo gubernamental, donde nacieron nuevas zonas y núcleos comerciales, y por la creación de empresas transnacionales así como la llegada de industrias internacionales a la ciudad.

Florecieron los primeros centros comerciales, los cuales también fueron los primeros en construirse en el país. La ciudad comenzó a expandirse rápidamente hasta encontrar la unión territorial con el municipio de Zapopan. Entre los desarrollos creados durante este periodo se cuentan Expo Guadalajara, Tren Ligero, centros comerciales, hoteles, la expansión de calles y avenidas, y el nacimiento y desarrollo de la infraestructura vial, de servicios, turística, industrial etc.

Guadalajara fue creciendo aceleradamente hasta ocupar un sitio como capital mexicana industrial, turística y de servicios y como la segunda economía en México después de la de la capital nacional. Con la Revolución de 1910, Guadalajara pasó a ser la segunda ciudad más poblada del país, pero los años siguientes (hasta bien entrados los años 30) casi pusieron en riesgo su esplendor: sobrevinieron más guerras esta vez de carácter regional, en los estados de Jalisco, Michoacán y Guanajuato, y las secuelas del crack del 29 repercutieron mucho más de lo esperado.

Los años 40, en tanto, fueron de tranquilidad social y política, y de crecimiento marcado en el comercio, la industria y la demografía.

Florecieron también en la ciudad el primer centro comercial en Latinoamérica,18 el primer sistema de tren eléctrico urbano en Latinoamérica,19 y la primera universidad autónoma en México.20

Este desarrollo tan acelerado se vio frenado hasta la década de de los años de 1990, por sucesos como las explosiones del 22 de abril de 1992, donde cientos de casas, avenidas, calles, empresas e infraestructura quedaron seriamente dañadas, dejando pérdidas calculadas en 1000 millones de dólares, en uno de los acontecimientos más trágicos en la historia de Guadalajara. Este suceso, aunado a la crisis económica de 1994, dio como resultado la pérdida del poder industrial de Guadalajara; la investigación de los hechos duró más de 11 años sin encontrar pruebas suficientes para nombrar un responsable, las investigaciones ahora están cerradas atribuyendo los acontecimientos a un accidente.

Estos sucesos condujeron a Guadalajara a explorar nuevos terrenos en el desarrollo, siendo el sector de servicios la clave de la reactivación económica y la clave para el desarrollo.
Geografía[editar]

Mexico.com
Guadalajara / Historia de Guadalajara /