• (044) 33 36 77 76 02
  • info@panoramex.mx

10 Dulces Típicos

Los 10 Dulces tipicos de Guadalajara Jalisco Mexico

Los 10 Dulces Típicos de Guadalajara Jalisco Más Populares

Los dulces más populares o típicos de Guadalajara Jalisco incluyen los borrachitos, el dulce de arrayán o las alegrías de amaranto.

Chocolate

Chocolate en uno de los 10 dulces típicos de Guadalajara Jalisco México mas populares
Chocolatl es uno de nuestros postres más antiguos

Mucho de esta tradición en la fabricación de los dulces tradicionales han tenido que ver con nuestra historia desde tiempos prehispánicos, pasando por la época colonial y ahora vemos influencias nuevas debido a la globalización.

Los conventos fueron el origen de muchos de los platos de este tipo que se toman actualmente. Se suele señalar el convento de Santa María de Gracias, fundado en Guadalajara en 1586, como uno de los que más influyeron en la creación de estos dulces.

Jalisco es uno de los estados que integran los Estados Unidos Mexicanos. Guadalajara es la capital y ha aportado sus manifestaciones culturales a todo el país, como los charros, los mariachis o los jaripeos.

Dulces de Chile

Entre los 10 dulces típicos de Guadalajara Jalisco más populares se encuentran los de chile. Los Tapatios aprendemos a comer chile desde muy pequeños, eventualmente desarrollamos el gusto por el chile hasta evolucionar a comer las famosas tortas ahogadas.

Tenemos desde pelliscadas, las ollitas de tamarindo con chile, mango con chile y más.

Cajeta de Membrillo

Los dulces típicos de membrillo son muy típicos de una población cercana a Guadalajara llamado Ixtlahuacan de los Membrillos.

Ate de Membrillo de Ixtlahuacan

Su preparación es muy básica ya que solo se hierve en agua, se agrega azúcar, se deja enfriar y listo!

Es cierto que este típico dulce es tradicional en muchos pueblos del mundo pero se ha ganado su espacio en esta lista debido a que es uno de los atractivos a conocer durante uno de los Mejores Tours en Guadalajara que visita el Lago de Chapala.

Cajeta de Sayula

Pero cajeta no es única de Jalisco o si? ¿qué tienen estas de especial? No se sacan de un frasco de vidrio para servirse sino que se comen directo de una caja de madera ovalada. Vienen con una cucharita del mismo material al interior. La emoción llega al abrirla y saber que, en la parte superior, tiene una costra de caramelo dorado y delicioso que se va rompiendo para comer la parte más suave de abajo.

Cada cajete es hecho a mano, con madera de pino albellano (una especie de la zona) y en un proceso legal y ecológico. En el 2004, cuando creció la demanda, recibió la cuenta de que era necesaria para pensar de manera sostenible. Con sus propios recursos y sin apoyos federales, adquirimos poco a poco 40 hectáreas para reforestar el cerro de Juanacatlán, en la sierra de Tapalpa. Claudia y José Luis enfatizan la cajeta de Sayula no sería igual sino fuera de este tipo de pino que le aporta sabores y aromas característicos. Solo cortan un árbol al mes y continúan sembrando para cuidar el ambiente y mantener viva su actividad.

En su taller, varios trabajadores trozan, ovalan, hierven, redondean, sacan la tira, “tabletean” (como ellos llaman a moldear esa materia, que trabajarán se siente húmeda y fresca), secan al sol, pulen, colocan una marca azul en la que será la tapa y ensamblan.

El paso final llega al relleno cada recipiente con la cajeta, cubrirla con azúcar y hornearla a fuego para darle ese caramelizado, que es su esencia. Ese repositorio acaba siendo como un cofre cálido y suave que se cierra con grapas, y una gran habilidad manual que solo la da el trabajo de años. Su valor agregado viene de un pasado vivo que integra cambios necesarios en el presente para ser sustentable.

Cuenta la historia que se vendía en ferias y dulcerías regionales en recipientes llamados ‘cajetes’. De ahí se les bautizó como ‘cajetas’. “Había quesos que llegaban empacados así desde Michoacán. A todo lo que estaba guardado de ese modo se le conocía así. Había ‘cajeta de pollo’ o ‘cajeta de carne’”, explican José de Jesús Lugo López y Claudia, su hermana.

Cajeta de Sayula es un dulce típico de Guadalajara jalisco México gastromia y comida platillo original
Gastronomia de Guadalajara jalisco Mexico

Ambos son parte de la cuarta generación de una familia de cajeteros en Sayula, Jalisco. Ambos dirigen en la actualidad la empresa Cajetas Lugo Etiqueta Naranja.

Es importante esa categoría por colores en el nombre comercial pues existen otras familias Lugo en el ramo y en la ciudad. Para que cada pariente tuviera su negocio sin problemas e independencia, decidieron distinguirse por colores.

La tradición dulcera de su estirpe se remonta a los primeros años del sigo XX, cuando su tatarabuelo vendía rompope para los militares.

Tienen dos productos: la cajeta Lugo, que es la joya de la familia, para la cual solo utilizan leche bronca de vaca, esencia de vainilla y azúcar estándar; y la cajeta Sayula, que además de los tres anteriores, lleva glucosa y harina, para abaratar costos y ser un insumo de batalla.

Borrachitos

Jalisco discute con Puebla ser el lugar de origen de este dulce. Sin embargo, los borrachitos se encuentran en todas las tiendas del estado.

De acuerdo con la leyenda, nacieron en los conventos durante la época colonial española y más tarde se enriquecieron con la influencia indígena.

Se trata de unos dulces envinados en leche. Entre sus ingredientes destacan la harina, el azúcar y, obviamente, la leche.

Se elaboran con diferentes sabores, varían de la fruta con la se rellene. El otro punto de sabor se lo da el licor que se agrega a la mezcla y le da nombre al producto. Puede ser tequila, rompope, ron o algún otro.

Dulce de arrayán

Estos dulces provienen de la cocina árabe, que ya utilizaba el arreglo para elaborar algunos platos.

Después de los españoles lo convirtió a Jalisco, donde se convirtió en uno de los postres más apreciados. Tradicionalmente se dice que la receta recomendada del municipio de Ameca.

El arrayán es también conocido como guayabilla y se consume como fruta o se utiliza para elaborar jarabe dulce o agua de sabor.

El dulce tan solo lleva la pulpa de esta fruta y azúcar. En ocasiones se come espolvoreado con un poco de chile.

Alegrías de amaranto

El amaranto lleva usándose en la gastronomía mexicana desde hace unos 8000 años. Los aztecas lo utilizan muy a menudo en sus ceremonias.

Los aztecas también lo comían o lo usaban como moneda de cambio. Su nombre en la lengua náhuatl es huautli.

Hoy en día el amaranto se consume sobre todo en forma de alegrías. Se trata de una receta muy simple, ya que solo se necesita la fruta reventada y miel.

Solo hay que unir ambos ingredientes mientras se calientan en el fuego. Después se le da la forma al dulce y se espera que se enfríe.

Dulces de jamaica

Este dulce es originario del municipio de Chapala, donde aún se elaboran artesanalmente en las casas o en pequeñas fábricas.

La base es la flor de la Jamaica, una planta originaria de África que se cultiva mucho en el Estado.

Si bien la Jamaica también se usa para hacer infusiones, la forma más común es en esta golosina.

Para prepararla primero hay que cocer la flor, después se une con azúcar y con el agua resultante de la cocción hasta que adquiera consistencia.

Solo queda dejar que se enfríe y se convierta en un caramelo, al que se le da forma de pastilla.

Jamoncillos

Los jamoncillos fueron creados tras la llegada de los españoles, quienes popularizaron el uso de la leche en la gastronomía. Esta receta se encuentra por todo Jalisco.

Se trata similar de un dulce de leche al que se le agrega algún fruto seco. El más tradicional es la nuez y se presenta en forma de barras o figuras diferentes.

Cocadas