Casa José Clemente Orozco y taller del reconocido pintor muralista, se construyó por el ingeniero Edmundo Ponce Adame cuidó en especial la incidencia de la luz del norte sobre el taller, ya que es la más adecuada para pintar.

La luz penetra a través de un gran ventanal que se puede ver en la fachada del ingreso. Es precisamente el taller a triple altura el espacio interior más impresionante.

Cada uno de los espacios del la casa taller responde a necesidades específicas del pintor, y nos habla de su forma de vida durante el breve periodo de tiempo que la habitó.

Casa José Clemente Orozco

Como se detalla en la sección “Polémica sobre la Autoría”, la Casa fue concebida como Taller-Dormitorio, en la que, de manera temporal, trabajaría y viviría, en tanto se trasladara a la Ciudad de México a vivir con su familia.

Dentro de este taller museo nos encontramos con unas palabras de José Revueltas:

Hay en Orozco un sentido nuevo, perturbador, lleno de profecías y de inquietantes proposiciones, no hay antecedentes de poesía tan desesperada, ardiente y subversiva como la que ofrece Orozco en su pintura.

José Revueltas

El acceso consta de una escalera que cierra la brecha de altura entre la banqueta y el inmueble, de 1.40m, y de un par de pequeñas áreas ajardinadas que la flanquean. Estas están delimitadas por muros bajos, con saltos de altura, formando un juego volumétrico que hace de antesala para los otros espacios de la zona.

Casa José Clemente Orozco

El patio central existe, principalmente, como accesorio al Taller. Al posicionarse el Taller en la parte anterior de la Casa, es decir, del lado sur, la existencia de un patio que permitiera su iluminación desde el norte resultaba imprescindible. Durante las horas diurnas, permite el acceso de luz al Taller a través del gran ventanal norte, sin llegar a admitir la entrada directa de los rayos del sol.

Casa Taller del Muralista José Clemente Orozco en Guadalajara
Casa José Clemente Orozco

La azotea está conformada por dos espacios a desnivel, referidos como azotea alta y azotea baja. Los juegos de distintos volúmenes crean un espacio lúdico y escultórico, con una clara inspiración en el Ático de Beistegui, que diseñara Le Corbusier para el acaudalado aristócrata Carlos de Beistegui y de Yturbe en el año de 1929. El Ático habría sido construido como un espacio moderno para entretener y sorprender a los amigos de Beistegui.

Recomendado tomar uno de los mejores Tours en Guadalajara con Panoramex para conocer este y otros atractivos interesantes de la ciudad.

Plaza Clemente Orozco

View this post on Instagram

🔺

A post shared by Javier M. Rodríguez (@el_castillo) on

Como atractivo adicional, justo afuera de la Casa Orozco se encuentra una gran escultura tallada en cantera gobernando la media luna de un tranquilo parque cercano a La Minerva.

Pareciera que dicha escultura ha sido vandalizada en su mano derecha por la falta de una mano. Recuerden que durante un experimente de su universidad le exploto el liquido en su mano.

El diseño de la Plaza dedicada a José Clemente Orozco es de la autoria del arquitecto Fernando González Gortázar.

Con alguna información extraida de www.casaorozco.mx