• (044) 33 36 77 76 02
  • info@panoramex.mx

Instituto Cultural Cabanas

Instituto Cultural Cabañas y Murales de JC Orozco

Instituto Cultural Cabanas

 

Instituto Cultural Cabanas en Guadalajara es una obra del arquitecto español Manuel Tolsá, el Hospicio Cabañas es un edificio declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco de corte neoclásico y uno de los inmuebles más representativos y valiosos del inventario arquitectónico del estado de Jalisco. Tiene una extensión de 23, 600 m2 y cuenta con 23 patios.

Instituto Cultural Cabanas

Instituto Cultural Cabanas

Se construyó entre 1805 y 1810, a iniciativa del Obispo Juan Cruz Ruíz de Cabañas y Crespo y a lo largo de dos cientos años ha sido escenario de sucesos históricos y políticos trascendentales.
Durante los años 1937 a 1939 el gran artista jalisciense José Clemente Orozco, realizó 57 frescos en la capilla mayor en la que se destaca el hombre de fuego.

En 1980 se crea el organismo Instituto Cultural Cabañas, el cual presenta exposiciones de corte nacional e internacional.
Todo ello fue determinante para que en diciembre de 1997 fuese declarado Patrimonio Mundial por la Unesco.

Instituto Cultural Cabanas

Lugar turístico que deben de conocer en la ciudad de Guadalajara.

Historia

Desde algunos años antes de la lucha por la independencia de México, una ambruna empezó a azotar la Ciudad de Nueva Galicia, hoy Guadalajara.  Cuentan los relatos que se apilaban los muertos por docenas afuera de las iglesias en espera de ser enterrados en el ¨Camposanto¨  Los sacerdotes de la época no se daban abasto en bendecir los muertos y darles santa sepultura en los atrios de las múltiples iglesias de la colonial ciudad de Nueva Galicia.

Historia del Cabañas

Fué el Obispo de esta provincia, Fray Antonio Alcalde, quien con su arduo trabajo realizo las gestiones ante las autoridades y familias ricas para construir el primer cementerio – Panteón de Belén – y por un costado el Hospital de la Salud – Hospital Civil.  Después de su inevitable muerte, la posición de Obispo la retomo don Juan Cruz Ruis de Cabañas y Crespo quien a sus Setenta años de edad había sido testigo de los lujos de las cortes Españolas y la alta jerarquía del Vaticano.

Haciendo uso de sus principios y valores como la caridad y la humildad, Fray Juan Cruz Ruiz de Cabañas colocó la primera piedra de lo que sería la casa de la Misericordia.